Milei sobre su encuentro con Francisco: “Reconsideré posiciones y comenzamos a construir un vínculo positivo”

Javier Milei se reunió esta lunes en el Vaticano con Francisco durante una hora. Tras este encuentro, el primer mandatario aseguró que entendió que “el Papa es la persona más importante de toda la Argentina”. En una entrevista que le dio al canal local TV Retequattro, Milei hizo referencia a las críticas que había lanzado sobre la figura de Francisco anteriormente, y expresó: “Reconsideré algunas posiciones y, a partir de ese momento, comenzamos a construir un vínculo positivo”.

La entrevista se transmitirá este lunes por la noche en Italia. En la misma Milei se refiere a Francisco como el “líder de los católicos en el mundo”, y asegura que representa a una institución muy importante, “especialmente en un país como la Argentina, que tiene muchas raíces católicas”. Esta afirmación lleva a que tenga que referirse a su reciente viaje a Israel -en donde visitó sitios importantes para la religión judía, como el Muro de los Lamentos-: “Soy católico y también practico un poco el judaísmo”.

Sobre sus raíces, detalla: “Soy 75% italiano, porque los dos padres de mi padre eran italianos y por parte de mi madre eran de origen italiano y yugoslavo. Parece que es bastante atractivo, porque tengo una pasión increíble por la ópera italiana. Siempre que pude, por motivos de trabajo en el sector privado, hacer un viaje a Europa, lo hacía con Alitalia (ahora ITA Airways) porque podía parar en Roma”.

El mandatario estuvo con Francisco en la Biblioteca del segundo piso del Palacio Apostólico desde las 9 horas locales (5 de Argentina) hasta las 10. En el encuentro, pudieron dialogar sobre la delicada situación social de la Argentina, la necesidad de aminorar las tensiones políticas y el posible viaje de Bergoglio a la Argentina.

El Vaticano emitió un comunicado sobre la reunión que informa: “Durante las cordiales conversaciones en la Secretaría de Estado, se expresó satisfacción por las buenas relaciones entre la Santa Sede y la República Argentina y el deseo de reforzarlas aún más. A continuación, se detuvieron en el programa del nuevo Gobierno para enfrentar la crisis económica y se abordaron varios temas internacionales, en particular los conflictos actuales y el compromiso por la paz entre las naciones”.

De acuerdo a lo que pudo trascender, Milei le contó a Francisco sobre la dramática situación de la Argentina, un país con grandes recursos materiales y humanos, donde más del 40% de la población vive en la pobreza, con inflación por las nubes. Milei le habló de la terrible herencia recibida, de la batalla emprendida en contra los privilegios de “la casta” aún enquistada en el Congreso, y el fracaso de la ley ómnibus que opacó su primer viaje internacional.

“Te quiero pedir disculpas por mis declaraciones”, le habría dicho Milei en un tramo de la charla, según refiere el medio cercano al gobierno, La Derecha Diario. “Son errores de juventud que todo el mundo comete”, habría contestado Francisco, dando por cerrada la cuestión. A su vez, en diálogo con Infobae, el jefe de Estado argentino contó que durante la conversación Francisco “se mostró satisfecho por el programa económico y su contención social”.

La otra cuestión que Bergoglio habría puesto sobre la mesa es el elevado nivel de confrontación política que se vive en la Argentina y necesidad de ir por el camino del diálogo y la búsqueda de consensos. En la canonización de Mama Antula, el domingo, que encabezó el Papa, se rogó para que los presidentes promuevan en sus países el diálogo, dejen de lado lo que divide y apuesten a la unidad.

Milei -luego de enviarle a comienzos de enero la invitación formal- invitó a Francisco personalmente durante la reunión a visitar el país obteniendo una respuesta abierta del pontífice: que la intención de ir está, que piensa en el segundo semestre de este año,  después de una visita a Indonesia, Papúa Nueva Guinea y Timor Este, prevista para fines de agosto, la decisión se tomará en su momento.

Bergoglio dejó hablar y escuchó atentamente los planes del presidente sobre el rumbo de la Argentina. “Ni tomamos un vaso con agua”, reveló a su vez Milei cuando se le preguntó sobre el encuentro.

El secretario de Culto, Francisco Sánchez, destacó este lunes la buena “sintonía” que se vivió durante la audiencia, que dialogaron “de manera muy cordial, con mucha simpatía y amistad”. “Hablé con varios cardenales (en el Vaticano) y estaban todos muy impresionados por esa sintonía” entre el mandatario y el pontífice, afirmó Sánchez en declaraciones a Radio Mitre.

“Nos gustó mucho el gesto del Presidente hacia Francisco y el del Papa a Milei como finalización de esa ceremonia. Fue un hecho muy significativo que hoy tuvo como ratificación de ese saludo una audiencia papal llevada adelante de manera muy cordial, con mucha simpatía y mucha amistad entre los dos”, agregó Sánchez.

Durante el tradicional intercambio de regalos, el Presidente le obsequió a Francisco una carpeta con la copia de la carta manuscrita del canciller José María Gutiérrez a Juan Bautista Alberdi acreditándolo como representante en Europa, de mayo de 1854; un cuadro con la postal conmemorativa de la flamante santa Mama Antula que el Correo Argentino distribuyó en agosto de 2017 ocasión de su beatificación y alfajores de dulce de leche y galletitas de limón. Además, le llevó un obsequio personal: libros de Jesús Huerta de Soto, el economista español que suele citar en sus discursos y que mencionó el 10 de diciembre, luego de asumir la Presidencia, para referirse a la pobreza. “Como dice el gran Jesús Huerta de Soto, los planes contra la pobreza generan más pobreza, la única manera de salir de la pobreza es con más libertad”, dijo el jefe de Estado frente al Congreso.

Francisco, en tanto, le regaló una medalla de bronce inspirada en el baldaquino De San Pedro, “que representa la armonía entre lo sagrado y lo divino, uniendo el cielo y la tierra en una visión única” y en cuyo centro “brilla la paloma del Espíritu Santo, símbolo de unidad, fuerza e inspiración para la Iglesia”, según pudo leerse en un pergamino que acompañaba el regalo, una colección de sus escritos con encuadernación en cuero rojo y detalles dorados, entre ellos las encíclicas Laudato si’ y Fratelli Tutti, y una copia del mensaje para la Jornada Mundial de la Paz de este año.

El encuentro con el mandatario argentino fue uno de los más extensos, si se considera que Francisco le dedicó a su primer encuentro con Mauricio Macri en 2016 apenas 22 minutos. Con Alberto Fernández, estuvo 44 minutos en 2020. Con Cristina Kirchner estuvo menos de una hora en 2013, cuando la ex Presidenta viajó para su asunción, pero luego estuvieron otras 6 veces juntos; hubo incluso almuerzos de casi dos horas.

Tras el encuentro privado, Bergoglio saludó a la delegación que integran la secretaria general de la Presidencia, Karina Milei; la canciller Diana Mondino; el ministro del Interior, Guillermo Francos; la ministra de Capital Humano, Sandra Pettovello; el anunciado secretario de Culto, Francisco Sánchez; y el rabino designado embajador en Israel, Axel Wahnish.

A la salida de la reunión, el presidente se reunió con el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal italiano Pietro Parolin, encuentro que se extendió casi cincuenta minutos.

Si te gustó este artículo apoyá a KontraInfo con tu suscripción. No recibimos ni recibiremos jamás dinero de ONG's ni partidos políticos. Por hacer un periodismo alternativo venimos siendo sistemáticamente censurados y desmonetizados. Ayudanos con tu suscripción, ingresando a este enlace. Si vas a reproducir este material, citá la fuente: www.kontrainfo.com