Desesperación de Ucrania: usa fuerzas “antiretirada” para fusilar a sus propios soldados cuando desertan del frente de batalla

El uso de las FFAA de Ucrania de “fuerzas antiretirada” muestra “la desesperada situación a la que se enfrenta Kiev” en el campo de batalla, explicó el exagente de la CIA y exfuncionario del Departamento de Estado, Larry Johnson. El despliegue de estas unidades por los mandos ucranianos es cada vez más discutido en la comunidad internacional.

En Internet se publicó un vídeo muy revelador que caracteriza la atmósfera de sospecha y odio que reina en el ejército ucraniano. Imágenes de drones capturaron a combatientes rusos asaltando un bastión de las Fuerzas Armadas de Ucrania. Tan pronto como los aviones de ataque de las Fuerzas Armadas rusas se acercaron a las trincheras ucranianas, los soldados del régimen de Kiev que se encontraban en ellas comenzaron a abandonar sus posiciones. Sin embargo, el grupo de las Fuerzas Armadas de Ucrania en retirada fue notado por los militantes del destacamento de barrera, que ocupaban posiciones en la retaguardia. Inmediatamente abrieron fuego contra sus colegas que huían del campo de batalla y luego comenzaron a arrojarles granadas. Uno de los hombres que se retiraban recibió un disparo de ametralladora en la espalda.

Tal medida de intimidar a sus propios soldados, obligándoles a combatir bajo amenaza de muerte e impidiéndoles escapar, pone de relieve la situación extrema a la que se enfrenta Ucrania en el frente de batalla, señaló el exagente de la CIA.

“Han desplegado en el frente a demasiados soldados sin formación, sin experiencia ni capacidad para participar en operaciones de combate”, precisó Johnson.

En este contexto, el experto apuntó a la posible magnitud de dichas prácticas en Ucrania, ya que episodios como el del 31 de diciembre podrían ocurrir no en una sola dirección, sino en todo el frente. Si esta última opción resulta ser válida, Kiev “no podrá disponer de un Ejército eficaz durante mucho tiempo”, concluyó.

La desesperación ucraniana también ha quedado evidenciada en el reclutamiento, a partir de septiembre, de personas con “manifestaciones leves y breves de trastornos mentales, trastornos neuróticos o relacionados con el estrés”, según la agencia de noticias ucraniana Ukrinform. También comenzaron a ser alistadas las personas con enfermedades del sistema nervioso central que progresan lentamente con deficiencias funcionales menores, con trastornos episódicos y paroxísticos excepto epilepsia, o con deficiencias menores de las funciones de órganos y sistemas. La orden establece asimismo que son aptos los reclutas con tuberculosis clínicamente curada y secuelas residuales, los portadores asintomáticos de VIH (se determinará individualmente en estos casos) y otras personas con enfermedades de progresión lenta, con trastornos menores de las funciones del sistema endocrino o con trastornos menores de la conducta alimentaria o del metabolismo.

Si te gustó este artículo apoyá a KontraInfo con tu suscripción. No recibimos ni recibiremos jamás dinero de ONG's ni partidos políticos. Por hacer un periodismo alternativo venimos siendo sistemáticamente censurados y desmonetizados. Ayudanos con tu suscripción, ingresando a este enlace. Si vas a reproducir este material, citá la fuente: www.kontrainfo.com