Xi Jinping obtuvo su tercer mandato, desplaza al sector liberal y refuerza el ala nacionalista en China

El presidente chino, Xi Jinping, se aseguró este domingo un tercer período en el poder y promovió a algunos de sus aliados más cercanos en el Partido Comunista de China (PCC), lo que afianza su posición como el líder más influyente del país desde el fundador Mao Zedong. Xi fue elegido nuevamente como Secretario General del gobernante Partido Comunista, eliminando a los dirigentes de oposición a Xi al quedar fuera el viceprimer ministro Hu Chunhua, único representante de la facción del expresidente Hu Jintao, y el actual primer ministro (ya de salida), Li Keqiang. De esta forma, el líder chino logra desplazar de las altas esferas a los representantes de la Liga de las Juventudes Comunistas, considerada la facción más liberal de la dirigencia del país. Xi también fue designado nuevamente como jefe de la Comisión Central Militar de China.

Su designación puso fin al XX Congreso del Partido Comunista, celebrado en Beijing a lo largo de la última semana, que también aprobó un profundo reacomodo en el poder con la renuncia de varios antiguos rivales de Xi.

Entre las directrices del sector triunfante con Xi, están: autosuficiencia tecnológica, aumento de la demanda nacional, reforzar la seguridad de las cadenas industriales y de suministro, apoyo a las pymes y a la “economía real”,

El secretario general del PCCh también efectuó hasta seis menciones a la “autosuficiencia” tecnológica, término que no figuró en su discurso durante el Congreso de 2017, lo que demostraría que se trata ahora de un cuestión prioritaria en el marco de la guerra comercial con Estados Unidos, que se ha expandido a otras áreas clave como los semiconductores.

El PCCh está dividido en facciones, y Xi ha sido implacable al aplastar toda oposición hacia él y su grupo en un esfuerzo incesante por concentrar todo el poder en sus manos. Hu es el líder del grupo llamado “tuanpai”, compuesto por miembros con antecedentes en la Liga de la Juventud Comunista. Desde que Xi llegó al poder, su grupo de “príncipes”, o los hijos de los revolucionarios, han marginado sistemáticamente a los demás grupos del partido: los “tuanpai”, así como la “Banda de Shanghai”, que está dirigida por Jiang Zemin (quien precedió a Hu como presidente y secretario general del partido), y Zheng Qinghong (quien fue el predecesor de Xi Jinping como primer secretario de la secretaría central del PCCh).

“Quiero agradecer sinceramente a todo el partido por la confianza que ha depositado en nosotros”, dijo a periodistas en el Gran Salón del Pueblo de Beijing tras el anuncio de la votación a puerta cerrada. Prometió “trabajar con diligencia en el cumplimiento de nuestros deberes y probar la valía de la gran confianza en nuestro partido y nuestro pueblo”.

En una inesperada acción en el Gran Salón del Pueblo, el ex gobernante Hu Jintao fue retirado el sábado de la ceremonia de clausura. El ex líder de 79 años pareció renuente a dejar su puesto de primera fila donde estaba sentado junto a Xi. Medios estatales informaron la noche del sábado de que Hu insistió en asistir a la sesión pese a no estar bien de salud. El publicista y sinólogo Nikolái Vavílov asegura que Hu Jintao ha estado débil de salud mucho antes del comienzo del Congreso. Sin embargo, para Vavílov, quien también es autor del libro Poder Chino y que durante años ha vivido en el gigante asiático para estudiar el asunto, este incidente supone un simbólico final de los grupos proestadounidenses en el poder y un giro definitivo hacia la política de soberanía nacional promovida por Xi Jinping.

“Los seguidores del exsecretario general Hu Jintao, sus compatriotas de la provincia de Anhui, exsecretarios de la Liga de la Juventud Comunista de China, fueron completamente destituidos del poder. Si en el pasado el Comité Central del Politburó, de siete miembros, al menos tres estaban relacionados con la alta dirección de la Liga de la Juventud Comunista, en la composición actual simplemente no hay tales líderes”, señala Vavílov en sus redes sociales.”Los seguidores del exsecretario general Hu Jintao, sus compatriotas de la provincia de Anhui, exsecretarios de la Liga de la Juventud Comunista de China, fueron completamente destituidos del poder. Si en el pasado el Comité Central del Politburó, de siete miembros, al menos tres estaban relacionados con la alta dirección de la Liga de la Juventud Comunista, en la composición actual simplemente no hay tales líderes”, señala Vavílov en sus redes sociales.

El sinólogo aclara que a pesar de ser un país de partido único, dentro del poder Chino durante años han competido varias visiones del rumbo político del país. En el XX Congreso se oficializó la derrota total de lo que llamó “la dinastía Hu”, proestadounidense, que tiene sus orígenes en el Gorbachov chino Hu Yaobang, el exlíder de la Nueva Unión Juvenil Democrática de China, quien se convirtió en el secretario general y llevó a China a las protestas estudiantiles en la plaza de Tiananmen en 1989.

Al término del Congreso, se dio a conocer la nueva composición del grupo de dirigentes máximos del país. Se trata del Comité Permanente del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de China, que ejerce la dirección del partido y el país.
1.Xi Jinping, secretario general del PPCh y presidente de China;
2.Li Qiang, jefe del Comité Municipal del Partido Comunista de Shanghai;
3.Li Xi, secretario del Comité Provincial del Partido Comunista de Guangdong;
4.Ding Xuexiang, director del Buró General (Cancillería) del PCCh;
5.Cai Qi, jefe del Comité Municipal del Partido Comunista de Pekín;
6.Wang Hongning, miembro del Comité Central del Politburó;
7.Zhao Leji, director del Departamento de Lucha Contra la Corrupción.

Esto sucedió en contra de las expectativas de la mayoría de los observados occidentales. La victoria contundente de Xi Jinping y la derrota de la superestructura política que convirtió a China en un apéndice de la economía estadounidense en la década del 2000 supuso un shock político y un golpe de gracia que las fuerzas soberanistas chinas infligieron a sus opositores.

El XX Congreso del PCC eligió a un nuevo Comité Central de unos 200 miembros, quienes se reunieron el domingo para elegir a Xi y los restantes miembros del Comité Permanente, la cúspide del poder político chino.

Algunos aliados cercanos de Xi fueron anunciados en el Comité Permanente de siete miembros.

El ex líder partidario de Shanghái, Li Qing, un confidente de Xi, ascendió al puesto número dos, con lo cual podría ser nombrado primer ministro en las sesiones legislativas de marzo.

Desde su ascenso al poder hace una década, Xi ha acumulado poder como ningún otro gobernante chino con excepción de Mao.

En 2018 abolió el límite de dos períodos presidenciales, lo que le abrió el camino para gobernar indefinidamente.

También encabezó el ascenso de China como la segunda mayor economía mundial, impulsó una gran expansión militar y una postura internacional agresiva que generó fuerte oposición de Estados Unidos. El pasado domingo, Xi sostuvo que el objetivo del partido es “construir un ejército fuerte en la nueva era”.

Tras conocerse la noticia del tercer mandato de Xi, no se han hecho esperar las felicitaciones por parte del presidente de Rusia, Vladímir Putin. “Estoy seguro de que las decisiones del Congreso contribuirán a la implementación exitosa de las tareas socioeconómicas a gran escala que enfrenta China, así como a fortalecer la posición del país en la arena internacional”, ha indicado el presidente ruso en un mensaje a Xi al que ha calificado de “querido amigo”.

Si te gustó este artículo apoyá a KontraInfo con tu suscripción. No recibimos ni recibiremos jamás dinero de ONG's ni partidos políticos. Por hacer un periodismo alternativo venimos siendo sistemáticamente censurados y desmonetizados. Ayudanos con tu suscripción, ingresando a este enlace. Si vas a reproducir este material, citá la fuente: www.kontrainfo.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *