La ONU reconoce que se usan políticas ambientales para impedir la industrialización de países en desarrollo

La secretaria general de la Conferencia de las Naciones Unidas (ONU) sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD, por sus siglas en inglés), Rebeca Grynspan, se vio obligada a reconocer que los Estados Unidos y la Unión Europea utilizan el discurso de “la transición verde” como excusa para impulsar sus propias economías a costa de los países en desarrollo, aprovechándose de las subvenciones y del proteccionismo medioambiental.

“Muchas reglas comerciales prohíben políticas que pueden ser utilizadas por países en desarrollo. Y los países desarrollados tienen más espacio fiscal para subvencionar las áreas que son buenas para, entre comillas, el medioambiente”, señaló la representante económica de la ONU, en referencia a la Ley de Reducción de la Inflación de EE.UU., que presiona a otros países para iniciar la transición hacia una economía baja en carbono, como también las medidas de por parte de la UE.

Según la integrante de la ONU, el sistema de comercio internacional que permitió progresar a estados como Corea del Sur y su natal Costa Rica, ya no funciona para los más pobres y argumentó: “El comercio y la inversión han sido los dos pilares para que los países en desarrollo puedan emprender una senda de crecimiento dinámico. Y ahora serán igual de importantes para un crecimiento dinámico y sostenible”, sin embargo, advirtió dos problemas: “Los países menos preparados digitalmente se están quedando más rezagados en ese ámbito” y “El otro problema es que la política industrial está de regreso, pero en especial en los países más desarrollados. Y eso puede afectar la capacidad de las naciones en desarrollo para competir”, declaró en entrevista con Financial Times.

Cabe remarcar que EE.UU. ha promulgado la histórica Ley de Reducción de la Inflación, con 369.000 millones de dólares en subsidios y exenciones fiscales para bienes de producción nacional, como los vehículos eléctricos. La UE ha respondido del mismo modo con mayores subsidios y políticas para estimular la producción de chips de silicio, minerales críticos y tecnología verde.

La representante de UNCTAD reconoció que la Unión Europea atenta contra el desarrollo industrial de los países en desarrollo, y debió citar el caso de Indonesia, que fue denunciada por Bruselas ante la OMC por sus restricciones a las exportaciones de níquel y su exigencia de procesar el mineral localmente.

“El impuesto de Bruselas sobre las importaciones de acero, cemento y otros productos intensivos en carbono, el mecanismo de ajuste fronterizo de carbono, también fue pernicioso, porque se basaba en que los países en desarrollo pagaran el mismo precio del carbono que los de la UE”, expresó.

Además, reconoció en torno del Acuerdo de París de 2015 que para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, los países que históricamente habían emitido más acordaron formalmente soportar una carga mayor de los costos que las naciones en desarrollo, sin embargo, esto en la práctica nunca se cumplió.

Si te gustó este artículo apoyá a KontraInfo con tu suscripción. No recibimos ni recibiremos jamás dinero de ONG's ni partidos políticos. Por hacer un periodismo alternativo venimos siendo sistemáticamente censurados y desmonetizados. Ayudanos con tu suscripción, ingresando a este enlace. Si vas a reproducir este material, citá la fuente: www.kontrainfo.com