Rusia crecerá más de 3% este año y el desempleo bajó a niveles históricos, pese a las sanciones de EEUU y Reino Unido

La economía de Rusia crecerá más de un 3% este año y un 1,8% en 2024, frente al 0,6 y 1,3% que se espera en la economía de la Unión Europea, según fuentes financieras, pese a las intenciones de que ocurriera lo contrario con las cientos de restricciones impuestas por los Estados Unidos en torno al conflicto bélico establecido entre el país gobernado por Vladimir Putin y Ucrania, como extensión del brazo de la OTAN.

Tanto el JP Morgan como el último informe de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) remarcó que “Rusia estaba exhibiendo un crecimiento sólido en 2023 (…) y podría superar las expectativas con mejoras en la demanda interna y el comercio exterior”.

La economía de Rusia finalmente no se contrajo un 10% como habían previsto algunos organismos, aunque sí retrocedió un 1,9% en 2022. Este crecimiento económico se debe en parte a un “efecto rebote” y el gobierno augura que se recuperará en 2024 con un crecimiento cercano al 2%.

Cabe recordar que en enero pasado, el primer ministro ruso, Mijaíl Mishustin, remarcó que entre enero y septiembre de este año, la producción manufacturera de Rusia aumentó más del 3 por ciento.

Además, Mishustin señaló que la tasa de crecimiento de ingeniería mecánica superó el 20 por ciento por quinto mes consecutivo. “También hay indicadores de dos dígitos en sectores como el informático, de productos electrónicos y ópticos, equipos eléctricos, muebles y otros”, agregó.

Asimismo, Mishustin indicó que desde principios de año y hasta mediados de octubre, los ingresos no petroleros de Rusia aumentaron casi un 30 por ciento frente al mismo periodo de 2022.

Por su parte, el Banco de Rusia aseguró que “los datos recientes del tercer trimestre sugerían que la economía se está expandiendo más rápido de lo que esperaba el Banco de Rusia. La elevada demanda interna está induciendo a la economía rusa hacia un desequilibrio de la senda de crecimiento. Esto fortalece las persistentes presiones inflacionarias”.

“La expansión de la demanda interna se refleja, entre otras cosas, en una mayor demanda de importaciones… Además de las sanciones externas a las importaciones, la principal limitación a la que se enfrenta la economía rusa está relacionada con las condiciones del mercado laboral”, subrayó dicha entidad bancaria. Las recientes encuestas de las empresas advierten el faltante de mano de obra y la baja del desempleo alcanzando los mínimos históricos. Los salarios nominales están avanzando a un ritmo que supera el 11%, mientras que la inflación se sitúa en el 5,2%.

Si te gustó este artículo apoyá a KontraInfo con tu suscripción. No recibimos ni recibiremos jamás dinero de ONG's ni partidos políticos. Por hacer un periodismo alternativo venimos siendo sistemáticamente censurados y desmonetizados. Ayudanos con tu suscripción, ingresando a este enlace. Si vas a reproducir este material, citá la fuente: www.kontrainfo.com