Argentina: acusan al poderoso empresario Eduardo Elsztain de ser “uno de los tres jefes del narcotráfico”

Eduardo Elsztain, ciudadano argentino-israelí (miembro de Jabad Lubavitch y del World Jewish Congress), presidente de las compañías IRSA Propiedades Comerciales, del Banco Hipotecario, Austral Gold, como también de las agropecuarias Cresud y BrasilAgro (empresa productora de soja, maíz, trigo y ganado vacuno, con 1 millón de hectáreas de tierras en su poder), fue acusado de tener vinculaciones con el narcotráfico por el dirigente político argentino, Guillermo Moreno.

Como invitado en un programa de televisión argentina, Moreno denunció: “Vos vas a Rosario y todas las torres paralelas al río las hizo Elsztain, ¿estamos de acuerdo? Y están desocupadas. Cuando vos hablás con los muchachos te dicen ‘es toda plata brava’. Les dicen ‘las torres blancas’. Le estamos hablando al pueblo que nos escucha en todo el país dando respuestas, con nombre y apellido, para que no hablemos anónimos y no encontremos la solución”, enfatizó, y aclaró que “éste es un tema del Presidente”, al señalar que “en vez de preocuparnos si son los muchachos peruanos de la 1-11-14, el problema son los tres jefes”

“¿Cuántos narcos importantes pueden haber en la Argentina, si lácteas tenemos dos? ¿Cuántos de esos narcos importantes están en Nordelta? No están en todos lados: los que están en todos lados son los almacenes ¿Cuántos narcos importantes hay en la Argentina? No hay más de tres, vinculados”, explicó el dirigente del partido Principios y Valores en el programa “Duro de Domar”, este miércoles.

Además, apuntó contra los “tres” narcos argentinos: “Dónde viven (los narcos) es importante porque es donde tenés que empezar a resolver. ¿Vos te pensás que es casualidad que los de Nordelta tengan museos? Vamos che. Lo digo hace dos años y nunca viste nadie diciendo ‘¿qué está diciendo Moreno?'”, lanzó el exsecretario de Comercio en la gestión del presidente fallecido, Néstor Kirchner, lo que en las redes sociales se interpretó como una alusión al empresario Eduardo Costantini, dueño de la constructora Consultatio, una de las más importantes del país, principal empresario detrás de Nordelta, y fundador y presidente del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA).

“Si el Presidente agarra personalmente el tema y se hace cargo de terminar con el narco (debe encargarse de) la conversación con la Corte Suprema, Federal y Provincial; con las policías, bajo la orden del Presidente con este tema; y si él decide trazar la raya, se terminó de la misma manera que cuando tenías problemas de leche te sentabas con Mastellone y se terminaba. No es tan difícil, es una decisión del Presidente, poniendo el cuerpo”, remató.

Elsztain, mantiene una relación estrecha con el actual presidente argentino, Javier Milei, desde su primer encuentro el abril del año pasado en el Foro Llao Llao de Bariloche, es quien estuvo permanentemente acompañándolo en la campaña presidencial del líder del partido La Libertad Avanza y quien lo acercó al jasidismo ortodoxo de la organización Jabad Lubavitch, actualmente parte de un escándalo en Nueva York, tras el descubrimiento de túneles secretos debajo de su principal sinagoga.

El magnate argentino-israelí es el dueño del Hotel Libertador en el que Milei se hospedó durante varias semanas hasta mudarse recientemente a la quinta presidencial de Olivos. Situación que no ha explicado a la opinión pública pese a que debió informar con qué dinero pagó esa estadía en el hotel de lujo.

Con respecto al origen de su fortuna, en 2005, siendo entonces el tesorero del Consejo Judío Mundial, el poderoso organismo internacional que actualmente preside David de Rothschild y Ronald Lauder, en una nota en el diario La Nación, lo apodaban “el dueño de la tierra” y el dicho texto revela:

“Con Soros, Elsztain trabajó durante más de diez años, hasta que el millonario del norte decidió canalizar sus inversiones hacia otros mercados más seguros. Según los hombres de IRSA, para Soros la Argentina resultó un excelente negocio y con sus inversiones durante los noventa ganó más de US$ 500 millones. Pese a esto, la relación entre ambos empresarios no terminó del todo bien y el detonante de la separación fue la decisión del norteamericano de especular con la compra y venta de bonos de la deuda argentina en el año 2000, cuando el país estaba a punto de caer en la peor crisis económica de su historia”.

Se puede ver el video de la acusación a Elsztain, aquí:

 

Si te gustó este artículo apoyá a KontraInfo con tu suscripción. No recibimos ni recibiremos jamás dinero de ONG's ni partidos políticos. Por hacer un periodismo alternativo venimos siendo sistemáticamente censurados y desmonetizados. Ayudanos con tu suscripción, ingresando a este enlace. Si vas a reproducir este material, citá la fuente: www.kontrainfo.com