Milei abandona el estratégico Canal Magdalena: el comercio exterior argentino obligado a pasar por Uruguay

El presidente de la Argentina, Javier Milei, dejó sin efecto la realización de la obra del dragado en el canal Magdalena, una obra estratégica para el comercio exterior y la defensa nacional. En paralelo, su par uruguayo, Luis Lacalle Pou, anunció recientemente que el mandatario argentino aprobó los planes que permitirán expandir el puerto de Montevideo.

De haberse concretado la obra mencionada en el canal Magdalena, la Argentina se hubiera asegurado la salida directa de las exportaciones nacionales y la integración del litoral marítimo patagónico, creando una conexión marítima entre los puertos del Río de la Plata y del litoral marítimo de las provincias argentinas directamente con el Océano Atlántico estableciendo un corredor logístico nacional y soberano para el comercio exterior.

El proyecto uruguayo implica la profundización del calado hasta 14 metros, permitiendo el acceso de buques de carga más grandes, lo que permitirá un mayor desarrollo y aumento de la competitividad para Montevideo, en detrimento especialmente de los puertos bonaerenses de La Plata y Bahía Blanca. Los buques que bajan y suben por el Paraná y Buenos Aires, seguirán teniendo que pasar por Uruguay.

Esa decisión del gobierno de La Libertad Avanza, impacta de manera negativa en el país implicando pérdida de soberanía, subordinación ante el país vecino, riesgo en la seguridad portuaria y un claro golpe en la economía nacional.

Lacalle Pou celebró la decisión del mandatario argentino en su cuenta de X (Twitter) y resaltó la “buena voluntad” del presidente Milei y su canciller Diana Mondino.

En torno a la decisión del gobierno libertario, Luciano Orellano, referente del Foro por la Recuperación del Paraná y autor del libro “Argentina sangra por las barrancas del río Paraná” (investigación sobre la pérdida de soberanía), alertó en una entrevista radial: “Esto, en primer lugar, es un tema de defensa; no solo de comercio. Esto es una locura sobre todo cuando tenemos una parte nuestro territorio ocupado por extranjeros como son las islas Malvinas y toda la plataforma continental. Lo otro es renunciar a tener un puerto testigo como el de Buenos Aires”.

Y agregó: “Además, el puerto no lo tiene Montevideo; ese es un caso muy parecido a lo que pasa aquí en la ciudad de Rosario; que son enclaves coloniales, o sea son puertos públicos que han sido concesionados a empresas extranjeras y ahora se está habilitando un puerto pesquero con una inversión de 100 millones de dólares. Todo lo que se roban del mar argentino en cuestión de pesca va al puerto de Montevideo, desde ahí se integra el mundo sin explicar el origen y sin dejarle un peso a los queridos hermanos uruguayos”.

Orellano, advirtió finalmente: “Desde el gran Rosario salen 6000 buques que tienen que ir a Montevideo para poder salir al mar, eso es una locura; yo nunca lo escuché desde que nos fundamos como Nación”. “Renunciar a tener el puerto director de Buenos Aires, fundacional del Estado argentino, es una claudicación total al pueblo y a la patria; no se puede concebir”.

 

 

 

 

 

Si te gustó este artículo apoyá a KontraInfo con tu suscripción. No recibimos ni recibiremos jamás dinero de ONG's ni partidos políticos. Por hacer un periodismo alternativo venimos siendo sistemáticamente censurados y desmonetizados. Ayudanos con tu suscripción, ingresando a este enlace. Si vas a reproducir este material, citá la fuente: www.kontrainfo.com