The Economist/Rothschild le baja el pulgar a Milei: “Sería un peligro para la democracia en Argentina”. Texto completo

El histórico periódico británico The Economist, propiedad de las familias Rothschild y Agnelli, definió al candidato presidencial de La Libertad Avanza, Javier Milei, como “un peligro para la democracia de Argentina”. La caracterización va en línea con las duras críticas que la publicación ha venido sosteniendo contra Jair Bolsonaro y Donald Trump, dos figuras políticas con las que el candidato argentino ha venido alineándose.

Mientras Dario Epstein y Juan Napoli, asesores económicos de Javier Milei, viajaron a Washington para llevar tranquilidad a los fondos de inversión financieros y mostrarlo como un candidato confiable. Los asesores de Milei habían pautado una cena entre otros, con Pablo Goldberg, de Blackrock, Matías Silvani, de Goldentree, y David Sekiguchi, ex Deutsche Bank y hoy estratega de inversiones en QFR Capital Management.

El artículo coincide también en el tiempo con la entrevista realizada al candidato por el periodista norteamericano despedido de FOX News, Tucker Carlson, pero con un sentido valorativo opuesto.

El influyente medio de las Altas Finanzas globales sostuvo que Milei resulta más bien “un académico excéntrico que un aspirante a presidente”, y lo defenestró como un creyente de “teorías conspirativas” y un “escéptico del cambio climático”.

La publicación también cuestionó el temperamento del candidato: “El próximo Presidente seguramente tendrá que acudir al FMI, y éste es el tipo de tarea diplomática delicada para la que Milei claramente carece del temperamento adecuado. Su asesora más cercana parece ser su hermana. Dice cosas incendiarias sobre sus oponentes. Sugirió que se debería decapitar a un ex asistente presidencial”.

Criticó además la idea de dolarizar la economía: “Bajo un sistema así, los bancos y hogares argentinos necesitarían una flotación de dólares para ponerse en marcha, algo que Milei no tiene forma de proporcionar”, sentencia el artículo y agrega: “en caso de poder aplicarlo no impediría la emisión monetaria ni contendría la política fiscal ya que el Gobierno podría continuar endeudándose (…) para empeorar las cosas, la Argentina está al borde del default, lo que la dolarización haría aún más doloroso, ya que no habría prestamista de último recurso si el banco central desapareciera junto con el peso”.

The Economist agregó que “Este periódico estaría encantado de que el Sr. Milei marcara el comienzo de una nueva era de liberalismo en Argentina. Sin embargo, eso parece poco probable. Sus políticas están mal pensadas. Lejos de lograr un consenso, tendría dificultades para gobernar. Y algunos argentinos temen que, si se siente frustrado, podría volverse autoritario”, ya que no es el liberalismo de Milei lo que lleva al periódico a la condena del candidato, sino su alineamiento con Trump: Milei es “fanático de Jair Bolsonaro, un expresidente populista de Brasil que copió algunas de las tácticas antidemocráticas de Donald Trump. Parece creer en teorías de conspiración sobre el fraude electoral en Brasil y, lo que es más preocupante, en su país. A pesar de quedar primero en las primarias de la Argentina, afirma que le ‘robaron’ el 5% de los votos”.

“Intemperante, imprudente y extravagante: poco en Milei sugiere que sea el salvador que Argentina necesita”, finaliza la publicación.

El artículo completo:

Argentina necesita ahorro. La inflación anual es del 113%. El valor del peso en el mercado negro frente al dólar ha caído a la mitad este año. Después de décadas de mala gestión económica, principalmente bajo administraciones peronistas, los argentinos están hartos de sus políticos venales e incompetentes. Su consternación ha ayudado a impulsar a Javier Milei, un autodenominado libertario y “anarcocapitalista” que ingresó al Congreso recién en 2021, a convertirse en el favorito para las elecciones presidenciales de octubre. Incluso para los estándares de la política argentina, puede parecer excéntrico: se dice que contrató a un médium para consultar a Conan, su mastín muerto.

Sin embargo, el señor Milei habla muy bien. Está inmerso en la economía neoliberal, como lo demuestra en una entrevista de tres horas con The Economist. Quiere privatizar todas las escleróticas empresas estatales, dolarizar la economía y reducir el déficit del país a cero en su primer año. Sus modelos políticos y económicos, afirma, son Australia, Israel, Irlanda y Nueva Zelanda. Durante años, hablar de capitalismo de libre mercado ha sido una garantía de pérdida de votos en la hinchada y estatista Argentina. Todos los intentos anteriores de liberalizar han fracasado. Sin embargo, si Milei gana las elecciones el próximo mes, el país podría, en teoría, volver a convertirse en un laboratorio de ideas apasionantes que promuevan el dinamismo.

Este periódico estaría encantado de que el Sr. Milei marcara el comienzo de una nueva era de liberalismo en Argentina. Sin embargo, eso parece poco probable. Sus políticas están mal pensadas. Lejos de lograr un consenso, tendría dificultades para gobernar. Y algunos argentinos temen que, si se siente frustrado, podría volverse autoritario.

Su propuesta de eliminar la moneda nacional por el dólar es superficialmente atractiva. Otros países lo han hecho, incluidos Ecuador y El Salvador, y la economía de Argentina ciertamente necesita una reforma audaz. La dolarización reduciría inmediatamente la inflación y pondría fin a las oscilaciones del tipo de cambio que causan estragos en el comercio. Pero bajo un sistema así, los bancos y los hogares argentinos necesitarían una flotación de dólares para ponerse en marcha, algo que Milei no tiene forma de proporcionar. Actualmente, Argentina ni siquiera puede pagar sus deudas con el FMI, su mayor acreedor (está utilizando yuanes prestados de China para hacerlo).

Además, aunque la dolarización impediría que el Estado imprimiera dinero, no limitaría automáticamente la despilfarradora política fiscal de Argentina. Los políticos seguirían intentando endeudarse demasiado y no habría un banco central que pudiera eliminar la deuda inflando. La consolidación fiscal requeriría una voluntad política que Argentina rara vez ha mostrado en el pasado. Para empeorar las cosas, Argentina está al borde del default, lo que la dolarización haría aún más doloroso, ya que no habría prestamista de último recurso si el banco central de Argentina desapareciera con el peso.

El próximo presidente seguramente tendrá que acudir al FMI, y éste es el tipo de tarea diplomática delicada para la que Milei claramente carece del temperamento adecuado. Su asesora más cercana parece ser su hermana. Dice cosas incendiarias sobre sus oponentes. Sugirió que se debería decapitar a un ex asistente presidencial. Es fanático de Jair Bolsonaro, un expresidente populista de Brasil que copió algunas de las tácticas antidemocráticas de Donald Trump. Parece creer en teorías de conspiración sobre el fraude electoral en Brasil y, lo que es más preocupante, en su país. A pesar de quedar primero en las primarias de Argentina, afirma que le “robaron” el 5% de los votos.

La visión que Milei tiene de la historia también es preocupante. Su compañera de fórmula, una ex abogada de soldados acusados de atrocidades durante la dictadura militar argentina de 1976 a 1983, resalta los crímenes de los guerrilleros de izquierda que lucharon contra la junta, en lugar de los actos más sangrientos de la propia junta. Milei dice que “ambas partes cometieron crímenes”, una afirmación que los defensores de las libertades civiles no encuentran tranquilizadora. Intemperante, imprudente y extravagante: poco en Milei sugiere que sea el salvador que Argentina necesita.

Si te gustó este artículo apoyá a KontraInfo con tu suscripción. No recibimos ni recibiremos jamás dinero de ONG's ni partidos políticos. Por hacer un periodismo alternativo venimos siendo sistemáticamente censurados y desmonetizados. Ayudanos con tu suscripción, ingresando a este enlace. Si vas a reproducir este material, citá la fuente: www.kontrainfo.com